El buen diseñador

Noticias - Diseño

Un diseñador recibe diariamente críticas sobre su trabajo, amigos que quieren ayudar, superiores y compañeros de trabajo que dan su opinión o clientes que no están conformes con algún punto del trabajo entregado. Aceptar una crítica no siempre es fácil y hay que ser capaz de controlar a uno mismo estas situaciones y los sentimientos que ellos provoca. No obstante, la critica positiva o negativa es necesaria para conseguir un diseño que cumpla los requisitos de nuestros clientes o jefes.

Llegado este punto, las criticas son una manera de mejorar como diseñador y crecer profesionalmente. Permiten descubrir aspectos que no se habían tenido en cuenta y aprender.

Criticas

El mejor que puede llevar una crítica debe ser uno mismo. Tanto como si se es un profesional autónomo, dueño del negocio o trabajador para una empresa, las opiniones permiten de los demás ganarse el respeto siempre que sean aceptadas de una manera elegante.

Cuando la gente ve que la reacción es manejada con simpatía más volcados se sentirán hacia el proyecto. Cada crítica es una ocasión de comprobar como es visto su trabajo por los demás.

Las emociones

Un diseñador suele pertenecer a un grupo de personas apasionadas. Siempre se trabaja mucho para ofrecer lo que se considera lo mejor de uno mismo, pero un diseño siempre es apreciado de manera diferente ya que todo el mundo ve las cosas de manera diferente.

Alejarse momentáneamente sobre la opinión de un mismo con el objetivo de evitar reacciones precipitadas y exageradas ayudarán a escuchar lo que le tengan que decir. ¡Quédese a un lado!. Muchos diseñadores se involucran demasiado emocionalmente en un proyecto y no soportan lo que puedan decir sobre el diseño que se ha creado, sobre todo si se tiene algún problema con él.

Escucha

Siempre hay que escuchar cualquier opinión dada hacia su trabajo, sea constructiva y valiosa, o destructiva y no tener en cuenta. Evite un juicio precipitado. Ésto permite llegar a puntos finales que nos habían sido planteados.

Jugar con el beneficio de la duda y una mente abierta es clave para responder de una manera apropiada. En conclusión nuestros proyectos son creados para alguien y debe estar de acuerdo con el resultado. Si no se está de acuerdo con la opinión de un cliente lo mejor que se puede hacer es ofrecer recomendación, y si no, aceptarla y seguir adelante.

Aprende

Lo mejor de una crítica es que permite aprender de ellas. Cada persona tiene una idea diferente y todas pueden ofrecer nuevas maneras de darle un empujón a nuestros trabajos.

En ocasiones creemos que hemos realizado el mejor diseño posible, pero el cliente puede pensar en añadir algo o tener una idea que nunca habíamos tenido en cuenta, llevando más allá nuestros diseños. Tanto criticas destructivas como positivas nos dan la ocasión de conocer cual es el mejor resultado final.

Es cierto que uno debe ser fiel a uno mismo, es lo que caracteriza el trabajo que se realiza, pero una critica aceptada, nos ayuda a ser mejores diseñadores




Comentarios permitidos sólo a usuarios registrados
Acceso
Registro

Noticias ISIT Diseño
*/ ?>